Los días de la Sombra

De Golwen

(Redirigido desde Los días de la sombra)



Los días de la sombra (2002), Liliana Bodoc. Novela.

Cinco cosechas, cinco años del sol han transcurrido desde el triunfo de las Tierras Fértiles contra las fuerzas de Misáianes, el hijo de la Muerte. El continente aún no se recupera y una nueva flota -más numerosa y despiadada que la anterior- se aproxima. El ejército del Venado prepara la resistencia en medio de disputas y orgullos, celos y traiciones. Para oponerse a las fuerzas malignas que envía el hijo de la Muerte, sólo hay tres caminos: una flota partirá rumbo a las Tierras Antiguas, un pueblo iniciará el éxodo hacia el tiempo mágico y un ejército de guerreros se preparará para enfrentar la lucha. Las tropas de Misáianes están dispuestas a conquistar el continente. Al frente de éstas, una anciana envuelta en un manto avanza. Es la madre del Odio Eterno. La Muerte. La Sombra. Ella porta un mandato implacable.

En Los días del Venado (Norma, 2000), Liliana Bodoc deslumbró a los lectores y a la crítica con una prosa excelente y una imaginación sin límites. Esta nueva novela no sólo confirma la originalidad e intensidad de una poética propia, sino que une con soltura la épica y la fantasía para ofrecer un relato extraordinario. Bella y conmovedora, ágil y profunda, Los días de la Sombra consagra a una de las voces más singulares de América Latina.

Texto en cursiva==Historia editorial== Fue publicado por primera vez en el 2002, dos años después de su predecesor Los días del Venado.

Tabla de contenidos

Ediciones

(Buscar barato en Iberlibros) Bodoc, Liliana. Los días de la Sombra. Norma, Buenos Aires, 2002.

sombra.jpg

Tapa de la nueva edición de Suma de Letras [1]

portada-dias-sombra_grande.jpg

Otros detalles

Personajes

Lugares

Otros

Citas

Sobre La Sombra:

Un pensamiento regresaba con mayor frecuencia cuanto más cerca estaban del destino final. Pensaba la mujer mascarón que las gentes de las Tierras Fértiles la llamaban "hermana que debe hacer la poda". Y que junto con llorar por una muerte, celebraban el círculo. Porque morir no es irse sino regresar, es lo que solían decir ellos. "Las formas se cansan y se resquebrajan; toda criatura ha de regresar a la tierra para recibir una forma nueva y nueva fortaleza".

"Por primera vez desde el día en que había recibido su castigo, el Brujo Halcón sintió alivio por no ser ya una critaura humana. Era cosa de ellos atravesar el continente sin un quejido, y luego llorar por una túnica de juncos..."

"Con apenas afinar sus ojos, Welenkín vio pasar el desafío como si fueran un haz de ínfimos insectos que iban de guerrero a guerrero. Ambos volvieron a ser lanzas de un linaje arrojado a muerte contra otro. Sin importar si era buen momento, se despertó la pugna dormida por largos años. Welenkín sabía que así eran los hombres. Sólo ellos eran capaces de mantener una insignificante contienda en medio de la guerra del mundo. Kuy-Kuyen y Wilkilén llegaban con el pan de maíz. -Aunque... Sólo ellos son capaces de seguir amasando pan en medio de la guerra del mundo".

Enlaces externos


Libros Similares



Herramientas personales

Estadisticas
003 Banner