Hobbit

De Golwen

Los hobbits son pequeños seres creados por J. R. R. Tolkien para su Tierra Media.

Son una raza de pequeños seres antropomorfos (de hecho se sabe que están emparentados con los hombres de forma tal que tienen un origen común), de baja estatura y de ambiente bucólico, que pertenece a la mitología creada por Tolkien en sus libros El Silmarillion, El Hobbit, El Señor de los Anillos y otros.

Se caracterizan por habitar en agujeros excavados en la tierra, por su abundante vellosidad en los pies, por su afición a la comida y la bebida, su vida rural y pacífica, y su baja estatura.

El nombre que ellos se dan a sí mismos en la Lengua Común (Oestron) es kuduk, una contracción de la forma más antigua kud-dukan, "moradores de agujeros". En la obra publicada de Tolkien la Lengua Común siempre se representa mediante el inglés y por eso se usa el término hobbit, la forma hipotética que habría tenido la palabra anglosajona holbytla de idéntico significado. Los demás pueblos hablantes de Oestron los llaman "medianos".

Los hobbits casi no poseían magia y trataban de mantenerse aislados de los demás pueblos, ocupándose sólo de sus asuntos internos. Sin embargo, al principio no eran una raza escondida. Se sabe poco de sus orígenes, pero se cree que, como los demás pueblos de la Tierra Media, procedían del este y que relizaronse establecieron en La Comarca; incluso después de la caída de Arthedain, siguieron viviendo allí, y allí se quedaron hasta los tiempos de Bilbo y Frodo, al final de la Tercera Edad y la Cuarta Edad cuando el Rey Aragorn Elessar restauró el Reino del Norte.

Algunos creen que se inspiran en los Snergs creados por el escritor E.A. Wyke-Smith.

Algunos hobbits notables

Ver también

Herramientas personales

Estadisticas
003 Banner