Ciencia Ficción

De Golwen



Una de las mejores definiciones de ciencia ficción puede ser la que dio Judith Merril: "Es la literatura de la imaginación disciplinada".

Philip Dick dice en una carta de 1981: "La fantasía trata de aquello que la opinión general considera imposible: la ciencia ficción trata de aquello que la opinión general considera posible bajo determinadas circunstancias."

Una definición más extensa podría ser: La literatura que se nutre de temas o datos de la ciencia y la tecnología como ingredientes protagonistas o accesorios a la trama. Puede ser de una forma especulativa, o respetando a rajatabla lo aceptado, en el momento histórico del relato, por la comunidad científica. Pero siempre utilizando el método científico. Algo que caracteriza a la ciencia ficción es su actitud metódica y lógica a la hora de encarar una trama, por más descabellada que esta sea.

Esto es lo que marca la diferencia principal entre ciencia ficción y fantasía, en el modo en que es tratado un tema. Ya que los temas tradicionales de la fantasía pueden ser tratados con lógica. Como por ejemplo Soy leyenda de Richard Matheson, donde se trata el tema del vampirismo lógicamente explicado. O en el libro El mundo de Rocannon, de Ursula K. Le Guin, donde se le da una explicación lógica a los famosos viajes mágicos en los cuales los héroes de las leyendas partían a la aventura y volvían muchos años después, si bien para ellos sólo habían pasado algunos días.

Pablo Capana dice en el libro El sentido de la ciencia ficción (1966): "Una de las características de la ciencia-ficción, cuando ha tomado ideas científicas, ha sido siempre la de explorar campos nuevos, aún no tocados por la investigación oficial."

Es opinión común que la ciencia ficción se aboca exclusivamente a la descripción del futuro posible de la humanidad. Pero ese es sólo un pequeño aspecto de este género literario. Tal vez esta noción esté influenciada mucho por el cine. Pero esa definición dejaría fuera a un autor como H.P. Lovecraft quien escribe sobre un remoto pasado; o a una excelente novela como Los herederos, de William Golding, que cuenta el posible encuentro entre el Neandertal con los primeros Homo sapiens. O simplemente dejarían de lado a la infinidad de cuentos y novelas que se sitúan en el tiempo actual.

Tabla de contenidos

Historia

La expresión fue acuñada en 1926 por Hugo Gernsback cuando la incorporó a la portada de una de las revistas de narrativa especulativa más conocidas de los años 1920 en Estados Unidos: Amazing Stories. El uso más temprano del término parece datar de 1851 y es atribuido a William Wilson, pero se trata de un uso aislado y el término no se generalizó con su acepción actual, hasta que Gernsback lo utilizó de forma consistente (después de hacer un intento previo con el término scientifiction que no llegó a cuajar).

Así pues, hasta el año 1926 la ciencia ficción no existía como tal. Hasta esa fecha las narraciones que hoy día no dudamos en calificar de ciencia ficción recibían diversos nombres: viajes fantásticos, relatos de mundos perdidos, utopías, novelas científicas.

Pablo Capana comenta, en su libro El sentido de la ciencia ficción, que el término proviene de la costumbre anglosajona de clasificar a los libros en dos grandes grupos: ficción y no ficción. Allí fue que se creó "...un tipo de fantasía que tomaba como tema la ciencia, los científicos y el método...".

Al español llegó por obra de Minotauro, dice Capana, proveniente del francés science fiction. La palabra ciencia se transformó en nuestro idioma de adjetivo en sustantivo. En los comienzos del género, este término en el idioma castellano daba una mala impresión, ya que parecía tratarse de una nueva ciencia, o una ciencia oculta.

El término antiguo "novela de anticipación" utilizado para las obras de Julio Verne, era y es insuficiente, ya que la ciencia ficción no sólo trata de relatos sobre el futuro.

Otro término utilizado fue el de "ficción especulativa", propuesto por el escritor y editor Damon Knight en su libro In serch of wonder. Pero también resulta insuficiente a la hora de abarcar todo lo que podemos encontrar dentro de la ciencia ficción.

Sin embargo, aunque el término nació en el siglo XX, la historia de la ciencia ficción remonta mucho tiempo atrás, en particular el siglo XIX. Los temas tratados en este género comparten aspectos con los géneros épico y fantástico. La obra más antigua de ciencia ficción sería, según este criterio, La epopeya de Gilgamesh, aunque quedaría mejor clasificado en el género épico, obviamente. Otra obra similar sería: Las mil y una noches, con temas como alfombras voladoras, genios, la capacidad de volar, entre otros. Sin embargo, no fue hasta el siglo XIX que el género se desarrolló y tomó su nombre debido al auge de la ciencia y la tecnología en dicha época debido a la revolución industrial en Inglaterra. Hay un relato de Johannes Kepler sobre un Viaje a la luna, que puede ser la primera obra de ciencia ficción, opinión de Carl Sagan e Isaac Asimov. Existen divergencias en cuanto a cuál fue el primer relato de ciencia ficción.

Sin embargo, los estudiosos opinan que el primer relato de ciencia ficción fue Frankenstein, de Mary Shelley. Es un relato de la creación de vida artificial, algo similar al concepto actual de robot (autómata). El relato tiene una gran profundidad psicológica y, algunos opinan, existencialista. Es muy diferente a las adaptaciones que se han hecho para el cine; para empezar, el monstruo nunca es llamado con ningún nombre, como Frankenstein. Es más un drama que una historia de terror y en esta obra el "monstruo" habla y razona. Puede ser una metáfora de la existencia del hombre, que se pregunta las razones por las que fue creado.

Se considera que el padre de la ciencia ficción fue Julio Verne porque fue el primero que se dedicó de lleno a escribir obras de este tipo. Verne tuvo formación autodidacta en ciencia (su profesión era abogado) y se convirtió en un erudito en muchos campos; este conocimiento le sirvió de base para dar un tratamiento científico a sus escritos. Muchos de los inventos de sus obras fueron después descubiertos por la ciencia y la tecnología, como los submarinos, por ejemplo. Sin embargo, pudo "predecir" estos adelantos debido a que se basaba en el rápido descubrimiento de nuevas tecnologías y ramas de la ciencia existentes. Su obra también está catalogada dentro de la novela de aventuras. El estilo de Verne ha sido clasificado en tres diferentes épocas: la primera, la de las novelas de aventuras, la segunda, de la madurez y la tercera, la época distópica, en la que Verne ya no ve los adelantos científicos bajo la misma luz optimista de las anteriores.

H. G. Wells fue un británico que introdujo nuevos conceptos en este campo. Su obra La Máquina del Tiempo introduce el concepto del viaje en el tiempo, hacia el pasado y el futuro, por medio de un dispositivo especial que viaja en el tiempo como otras máquinas viajan en el espacio. La guerra de los mundos es un clásico del género del contacto extraterrestre, en el que unos marcianos intentan invadir la Tierra. Sus innovadoras ideas están plasmadas también en El hombre invisible y La isla del Dr. Moreau. Éste último trata de la cruza de humanos con otros primates, hecha por un científico sin escrúpulos, de forma similar a Frankenstein. La mayor parte de su obra es optimista frente al futuro y la ciencia, con pocas excepciones.


Estilos

Autores destacados

A

B

C

D

E

F

G

H

K

L

M

N

O

P

R

S

T

V

W

Z

Ver también

Enlaces Externos



Herramientas personales

Estadisticas
003 Banner